Historia del Gas

Continuamos con contribuciones de prestigio de nuestra comunidad. Repasar la historia reciente nos parece un paso obligado en momentos en que se define nuestro futuro como país. Esta es un lectura obligada, es el testimonio de un patriota. el editor de este blog.

Nombre: execlub
Ubicación: cochabamba, Bolivia

economista boliviano, fundó el Club de Negocios (execlub) en 1990. su principal motivacion, difundir las herramientas y facilidades del internet para crear un medio de comunicación alternativo. facilitador de contactos y oportunidades en el web y difusor de la actualidad boliviana a una comunidad cerrada.

25 octubre 2005

Las Siete Mentiras


23 Oct 2005

Señores:
A continuación le envio un documento que fue elaborado para el Foro: "El Gas es para Bolivia", organizado por UDABOL, en Septiembre del 2003, donde participaron profesionales y expositores de la defensa del Gas en aquel año. Los resultados son conocidos. En consideración a que el gobierno, la CBH y los comites civicos de Tarija y Santa Cruz, los chilenos, están -a espaldas del pueblo- nuevamente negociando las salida del gas por Iquique, les solicito publicar el documento citado, que vuelve a ser de gran actualidad. Gracias, Marco Antonio Capriles

LAS SIETE MENTIRAS DE LA EXPORTACION DEL GAS

Por: Marco Antonio Capriles

En los últimos 20 años, mientras en Bolivia se hacían esfuerzos por construir una democracia sólida, oscuros intereses internacionales han tejido a la par una “Gran Conspiración” para despojar a los bolivianos de las inmensas riquezas guardadas en el sub suelo, así como de su condición de eje geopolítico. La estrategia fue simple:
montados en el caballo de la globalización y de un renovado y mejorado pensamiento político liberal,(neoliberalismo), planificaron y gestaron las condiciones para que todas las empresas estratégicas que se encontraban en manos del estado, pasaran a manos de empresas privadas internacionales. Las mismas que se encargarían de poner al servicio del “nuevo orden mundial”, es decir, del nuevo imperialismo mundial, todos los recursos estratégicos generadores de riqueza. Este “nuevo orden mundial” liderizado por EEUU e Inglaterra, quienes potenciaron a dos países que se convertirían en los agentes de ese nuevo orden, ó más bien, del “neocolonialismo”. Israel en el Medio Oriente y Chile en Sud América.

Pero además de potenciar a sus agentes, fue necesario corromper a la clase política de Bolivia, de tal manera que estuvieran al servicio incondicional de tales intereses. En algunos casos, miembros de estas clases fueron convertidos en socios de las empresas transnacionales, como un reconocimiento a sus brillantes servicios.

Desde el FMI y el Banco Mundial se desarrollaron los planes y programas que posibilitarían tales objetivos. Programas como: el de “fortalecimiento institucional” y el de “gastos reservados”, permitieron comprar conciencias y voluntades que hicieron posible la enajenación de una multimillonaria riqueza. Y como ejemplo mencionamos que mediante el proceso de Capitalización (todo el
proceso fue un regalo –robo- de nuestras empresas a manos transnacionales), en lo que a hidrocarburos se refiere, a tiempo de entregar las instalaciones industriales a las empresas capitalizadoras, como dijo alguien, a precio de gallina muerta,
también se entregó a “título gratuíto” 165 millones de barriles de petróleo y 5.9 trillones de pies cúbicos de gas, con un valor total en boca de pozo de 14 mil millones de dólares. Estas reservas se encontraban en los pozos perforados por YPFB y en plena explotación por la empresa estatal. Es decir, el patrimonio de YPFB y por ende del Estado y del pueblo boliviano, fue regalado ignominiosamente a cambio de nada. Riqueza para quienes hicieron posible tal enajenación y pobreza para los bolivianos.

La Madre de las Mentiras

Siete fueron las mentiras que tuvieron que inventar para lograr el gran objetivo, el de despojarnos de las grandes reservas hidrocarburíferas a precio de gallina muerta. Y estas siete mentiras tuvieron su origen en “La Madre de las Mentiras”. Esa mentira “madre” fue: “Las empresas estatales son deficitarias”. Y utilizando una
verdad a medias la convirtieron en una mentira completa. Evidentemente algunas empresas eran deficitarias por su mala administración, entre ellas Comibol y ENFE, pero la mayoría de ellas generaban al Estado grandes ingresos. Las principales eran: YPFB, LAB y ENTEL, que lejos de ser deficitarias, no obstante los empleados
supernumerarios (entre las 3 empresas se daba empleo a más de siete mil trabajadores, que hoy la mayoría está en la calle y sin empleo), aportaban al Estado con más de 500 millones de dólares, además de las utilidades. Por otra parte generaban un flujo de caja superior a los mil quinientos millones de dólares, constituyéndose muchas veces en un banco de segundo piso para el TGN. El gran objetivo fue el de despojar al Estado boliviano de las empresas estratégicas, todo en nombre de la “globalización” y del “libre mercado”.

Las Siete Mentiras

Esta mentira “madre” luego dio origen a muchas otras mentiras destinadas a engañar al pueblo boliviano, de las cuales analizamos las siete más importantes: a) Los “Mega” campos son campos nuevos. b) El proyecto de Exportación de Gas a EEUU generará más de $300 MM en impuestos, por año. c) El Gas ya no es nuestro. d) Técnica y económicamente es más conveniente por Chile. e) El Gas es para EEUU. f) Tarija quiere exportar por Chile. g) No hay financiamiento para industrializar en Bolivia.

1) Los “Mega Campos” son campos nuevos

La Ley de Hidrocarburos del año 1990 establecía un impuesto del 50% para toda producción de hidrocarburos, sobre el valor en boca de pozo. Con esta contribución cumplía YPFB sobre su producción de petróleo y gas hasta 1996.

La nueva Ley de Hidrocarburos promulgada en 1996, modificó este impuesto estableciendo un impuesto del 50% para los campos denominados “antiguos” y del 18% para los denominados “nuevos”, con el propósito de beneficiar a las empresas trasnacionales que vinieron a explotar nuestra riqueza (Un impuesto que ya tuvo vigencia con el Código Davenport). A esta clasificación de “nuevos” pasaron los campos de Margarita, San Alberto, San Antonio e Itaú, los llamados Mega campos, que fueron prospectados, descubiertos y perforados por YPFB antes de 1996. Estos campos luego fueron entregados a empresas transnacionales mediante contratos de “Riesgo Compartido”, pero que en la realidad no significó ningún riesgo para tales empresas, y por ellos tan solo pagaron unos cuantos miles de dólares.

Es así como se consumo la primera mentira, destinada a enajenar nuestros recursos a cambio de una mísera contribución del 18%. Dicho de otra manera, es falso que los campos de Margarita, San Alberto, San Antonio e Itaú sean campos nuevos. Estos ya fueron descubiertos y perforados, listos para entrar en producción por YPFB, antes de la Ley de Capitalización y de la actual Ley de Hidrocarburos. Esto significa que las empresas que se encuentran explotando dichos campos, lo están haciendo sobre una base legal cuestionada y sobre una clasificación basada en una mentira.

2) El proyecto de Exportación de Gas a EEUU generará más de $300 MM en impuestos, por año.

El principal argumento del gobierno de Tuto Quiroga para presentar el proyecto de exportación de gas al pueblo de Bolivia, como un gran negocio, fue el afirmar que el mismo generaría para el TNG más de 300 millones de dólares por año, provenientes de diferentes impuestos (el 18% en boca de pozo, el impuesto a la transferencia de divisas, el impuesto a las utilidades, el Surtax, etc.). Afirmación por demás aventurada, pues hasta el momento no existe el Proyecto terminado para exportación de gas y mucho menos el Estudio de Factibilidad, que permitiría estimar, sobre la base del volumen de ventas diarias, las utilidades que generaría a Pacific LNG y por lo tanto el Surtax y las transferencias de divisas que esta empresa podría realizar. En otras palabras simplemente trataron de dibujar una cifra más o menos interesante para engañar al pueblo boliviano, haciéndole creer que la exportación de gas sería la salvación para nuestra crisis económica.

Esta es la segunda mentira para consumar la conspiración en contra de Bolivia. La realidad es muy distinta. El único ingreso que recibiría el Estado boliviano es el 18% del valor de venta en boca de pozo. Si el precio de venta es de 0.70 ctvs. por 1.000 pies cúbicos, y si el volumen de venta de gas es de 30 MMMCD, el ingreso que Bolivia tendría es de 49 millones de dólares por año. A esto podría sumarse el impuesto a las utilidades que en el mejor de los casos alcanzaría los 20 millones de dólares. En total no llega a los 70 millones de dólares anuales, importe menor al de la planilla anual para pagar a los maestros.

A esta mentira se suma la que ahora están publicitando el Comité Cívico de Tarija, al decir que Bolivia recibiría 5.000 millones de dólares en 20 años. Esta cifra significaría que Bolivia reciba 250 millones de dólares por año. Importe que no alcanza ni siquiera para pagar el servicio de deuda externa. Y que como vimos, en realidad el Estado Boliviano solo recibiría 1.400 Millones de dólares en 20 años. Esta es otra forma de engaño al pueblo de Bolivia.

3) El Gas ya no es nuestro

El Art. 139 de la Constitución Política del Estado establece: “Los yacimientos de hidrocarburos, cualquiera sea el estado en el que se encuentren, o la forma en que se presenten, son del dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado. Ninguna concesión o contrato podrá conferir la propiedad de los yacimientos de hidrocarburos”.

No obstante de este mandato constitucional, el primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, mediante el Decreto Supremo 24806, firmado 24 horas antes de su salida del gobierno, en forma dolosa, anticonstitucional y con la intención clara de engañar al pueblo, al no haberse hecho publico tal decreto, aprobó el contrato genérico para las concesiones de Riesgo Compartido. Mediante este contrato se crea la figura (sofisma) de que el gas mientras este debajo del sub suelo (yacimientos) es de propiedad del Estado, pero cuando este sale a la superficie pasa a pertenecer a las transnacionales.

Aplicando el principio jurídico: “La Constitución Política del Estado es la Ley de Leyes y toda norma inferior que esté en contradicción es nula de pleno derecho”, el decreto en cuestión y el contrato genérico aprobado por este son nulos de pleno derecho. Esto significa dos cosas:

a) Es falso que el Estado boliviano ya no sea el dueño del gas.

b) Las empresas extranjeras que están explotando petróleo y gas en nuestro territorio respaldadas mediante un Contrato de Riesgo Compartido, lo están haciendo con una legalidad cuestionada, toda vez que dicho contrato no tiene validez legal, y bastaría solamente que el Tribunal Constitucional declare la nulidad del decreto y por lo tanto del contrato.

La razón por la cuál el MNR tiene tanto interés de poner a su gente entre los magistrados de la Corte Suprema y del Tribunal constitucional es precisamente para impedir que el Decreto # 24806 se declarado inconstitucional, al igual que la Ley de Hidrocarburos.

Esta es la tercera mentira. Es falso que el Gas ya no sea del Estado boliviano. El Gas continúa siendo nuestro.

4) Técnica y económicamente es más conveniente por Chile

Otro de los argumentos permanentemente utilizado por el anterior gobierno y por el actual es el de decir que técnica y económicamente era más conveniente la exportación del gas por territorio chileno. Este continúa siendo el argumento más expuesto para respaldar su pretensión de beneficiar a Chile. La demostración de que esta afirmación es otra mentira es muy simple y contundente.

Desde el punto de vista económico, es decir, del costo de inversión, la salida por Perú -según Pacific LNG- podría representar un costo adicional de 760 millones de dólares. Según la propuesta del Perú, solo 309 millones de dólares. Estas diferencias –como ya dijimos- no contemplan el costo de las plantas de compresión y descompresión; y tampoco el costo de construcción de la carretera que será necesaria
para montar la tubería, en el caso de que esta salga hacia Chile, calculado ambos en mas de 1.400 millones de dólares. Estos costos adicionales, necesarios para la construcción del gasoducto hacia Patillos-Chile, invierten la figura, haciendo que la inversión para exportar por Ilo sea menor. Adicionalmente, es necesario tomar en
cuenta la diferencia del costo del transporte, entre Patillos e Ilo, cuya distancia es de 300 Millas náuticas, y que tiene un costo anual de transporte estimado en 90 Millones de dólares.

Finalmente, es necesario considerar la oferta global del Perú, para que la exportación la hagamos por el Puerto de Ilo; la misma que podemos resumir en lo siguiente: Perú nos ofrece, a) 1.000 Has. de territorio (franja junto al mar) con administración boliviana, bajo leyes bolivianas, con personal boliviano, permitiéndonos recuperar nuestra cualidad marítima (esta franja junto al mar incluye las 200 millas náuticas y la opción para que la Armada Boliviana pueda construir su propio muelle de operaciones. b) 309 millones de dólares para la implementación del proyecto (cubriendo la diferencia que según los peruanos sería favorable a Chile). Oferta realizada por el Presidente peruano para apoyar el proyecto. c) El Estado del Perú también garantizaría (daría su aval) junto al Estado boliviano la obtención del crédito para esta millonaria inversión.

Por otra parte, el beneficio socio económico para el pueblo boliviano debe determinar en última instancia, por donde debe pasar el gasoducto. La salida por Chile no beneficia a ninguna región de Bolivia; es decir, la región por donde pasaría el ducto hacia Patillos es altiplano y estepa, con escasa población que pueda ser beneficiada. La salida por Perú, en cambio, permite que el gasoducto pase por Chuquisaca, Potosí, Oruro y La Paz (hasta Viacha) donde las poblaciones de estos Departamentos, que representan el 40% de la población, pueden beneficiarse con un gran número de usos (desarrollo de proyectos e industrias), que se le puede dar al Gas. En otras palabras, el paso del gasoducto por estos departamentos significa también el desarrollo agrícola e industrial de esas regiones. Esta es la diferencia entre la continuidad de la pobreza (sub desarrollo) y una vida mejor para sus pobladores, el sector más empobrecido, del occidente boliviano.

Estas dos propuestas (la exportación por Chile ó la exportación por Perú) requieren, además de un proyecto técnico y económico para la construcción de las instalaciones industriales, el conocimiento de la composición fisico-química del gas de Margarita, cuyo contenido representa un gran número de oportunidades industriales y de obtención de sub productos, como la gasolina blanca, el diesel blanco, el GLP, la Urea (fertilizante), agua y otros. En otras palabras, el gas, antes de ser exportado, debe ser industrializado en territorio boliviano.

Finalmente, es necesario puntualizar las diferencias entre ambas propuestas y el beneficio para el pueblo boliviano. La salida por Chile no representa ningún beneficio, a excepción el ingreso que recibiría el Gobierno de Bolivia por concepto de impuestos que no sobrepasarían los 70 millones de dólares anuales. En cambio, la salida por Perú representa un sin número de oportunidades, para el desarrollo de proyectos industriales en los departamentos por donde pase el gasoducto; proyectos que promoverán empleos, valor agregado, que permitirá que esas regiones salgan del marginamiento y el atraso.

En otras palabras, nuestro Gas debe ser industrializado en Bolivia antes de su exportación. El valor agregado, el movimiento económico, la generación de empleos y toda la cadena impositiva podrían significar un ingreso anual, al Estado Boliviano, entre 1.000 y 3.000 millones de dólares. La exportación debe ser por el Perú. Ello multiplicará los beneficios para el gobierno (TGN) y el pueblo de Bolivia. Esta es la demostración de una mentira más. Técnica y económicamente es más conveniente exportar por el Perú.

5) El Gas es para Estados Unidos

Desde que se dio a conocer el proyecto de exportación de Gas y hasta la fecha se ha afirmado y se continúa afirmando de que el gas que se pretende exportar es solo para EEUU. Esta es otra mentira.

Según el Semanario Pulso, mediante un análisis y una relación de quienes son los accionistas de Pacific LGN (Repsol, British Gas y Pan-American Energy) y la inter-relación de intereses económicos y accionarios entre estas empresas y las empresas chilenas Atacama Gas, el Grupo Lucksik, Antofagasta Holding, Cruz Blanca y de estas con Sempra Energy, la empresa norteamericana, potencial compradora del gas, con la cuál firmó una carta de intenciones Pacific LNG. Por su parte tanto Repsol como British Gas también tienen inversiones asociadas a empresas chilenas.

Chile está muy cerca de una crisis energética, por lo cuál le es absolutamente necesario nuestro gas. La industrias de Chile así como las termo eléctricas dependen de 17 MMMCD que compra de la Argentina a un precio de $ 1.90 por millar de pies cúbicos. Este contrato tenía su vencimiento el año 2006, el mismo que fue ampliado por el nuevo gobierno argentino al 2010. A partir de entonces, si Chile no logra que Bolivia le venda su gas quedará sumido en una crisis energética de grandes proporciones.

Igualmente el Norte de Chile, la Primera Región, es un área absolutamente desértica, cuya economía depende de la minería, el flujo de mercadería de y hacia Bolivia y de los productos del mar. Su actividad más importante, la minería, en el territorio usurpado a Bolivia en 1879, llegaría a su ocaso dentro de quince años, y si a ese hecho se suma la retirada de Bolivia del comercio con Chile, entonces el Norte Chile podría tener una muerte económica.

Finalmente, de acuerdo a denuncias realizadas por testigos presénciales, así como información recopilada por los medios de comunicación, subditos chilenos han gastado dentro del territorio boliviano más de 200 millones de dólares para comprar conciencias de gobernantes, políticos y dirigentes cívicos, en los últimos dos años, con el propósito de obtener apoyo para la exportación del gas por Chile.

Entre quienes aceptaron estas prebendas, según las denuncias realizadas a través de medios de comunicación, se encontraría el ex-Presidente Tuto Quiroga Ramirez, el Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quién además es accionista de empresas mineras en Chile, los Ministros y ex ministros de Estado, el ex presidente Tuto Quiroga, casi todos los ministros de hidrocarburos desde Banzer hasta Carlos Mesa, los dirigentes de los Comités Cívicos de los departamentos de Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando, y otros.

Como resultado de este análisis se deduce que el único interesado y beneficiario del gas boliviano es Chile. Posiblemente el excedente de 17MMMCD (que es lo mínimo que necesita Chile) sea vendido a EEUU u otros mercados. La verdad es que la venta del gas que Pacific LNG pretendía realizar era a Chile principalmente.

6) Tarija quiere exportar por Chile

Durante estos dos años las empresas petroleras, el gobierno de Tuto Quiroga, primero, y el de Gonzalo Sánchez de Lozada, después, hicieron derroche de promoción y publicidad por todos los medios de prensa y utilizaron a profesionales para respaldar su posición, con verdades a medias, pretendiendo convencer que el negocio de exportación del gas era la salvación para la crisis económica de Bolivia.

Entre estas verdades a medias está la que expresaron los dirigentes del Comité Cívico de Tarija y el Prefecto de este Departamento, al señalar que “Tarija quiere que se exporte el Gas por Chile”, tomando para sí la potestad de hablar a nombre de todo el pueblo tarijeño.

Para lograr estas expresiones a favor de Chile de parte del Comité Cívico de Tarija, la Federación de Empresarios Privados de Tarija y de otras organizaciones de la capital tarijeña, según denuncias de varios dirigentes patriotas, quienes están a la cabeza de estas organizaciones habrían recibido dinero de subditos chilenos. (leer “La Mision” de Edmundo Perez Yoma ex Consul General de Chile acreditado en La Paz durante el Gobierno de Tuto Quiroga). Sea cierto o no, queda claro que estas organizaciones tarijeñas, que están a favor de Chile, no representan al pueblo de Bolivia y mucho menos reflejan a su institucionalidad.

Una prueba clara de ello es que las organizaciones cívicas y vecinales de las ciudades de la Provincia del Gran Chaco se manifestaron en contra de la exportación por Chile. Es necesario remarcar que los pozos de Margarita, San Alberto, San Antonio e Itau se encuentran dentro de esta Provincia. Además, los dirigentes cívicos de otras ciudades menores como Bermejo también expresaron la exportación del gas por puertos chilenos.

A ello se suma la opiniones organizaciones tarijeñas del área rural, como la Organización de Mujeres Bartolina Sisa, y también de personajes de tarijeños, como el Lic. Pablo Ramos, ex Rector de la UMSA, quienes opinaron en contra de la exportación por Chile.

Quienes se oponen a la exportación por Chile expresan diferentes razones, desde las históricas –de dignidad- hasta las económicas, pasando por las geopolíticas. En cambio, quines están a favor solo mencionan que es más conveniente. Razón por demás rebatida, como se expone en el punto cuarto de esta nota.

En suma, una verdad a medias, por sus connotaciones, es una mentira completa. El pueblo de Tarija está en contra de la exportación del Gas por Chile, a excepción de algunos dirigentes y autoridades de la ciudad capital del Departamento de Tarija.

7) No hay financiamiento para industrializar en Bolivia

La principal demanda del pueblo boliviano, es decir, del 95%, es la industrialización del gas. El objetivo es el de generar empleos y valor agregado, y con ello reducir el desempleo, la pobreza, el déficit fiscal y lograr un crecimiento económico mayor al crecimiento poblacional.

Los montos de inversión para los diferentes proyectos de industrialización que se han planteado, proyectos tales como la transformación a GTL, la producción de fertilizantes, la producción de explosivos, la generación de electricidad, el aprovechamiento del agua que genera estos procesos industriales, la petroquímica, el uso del gas en la actividad industrial dentro de Bolivia, la socialización del uso del gas seco para los bolivianos y, por supuesto, la exportación del gas Metano a mercados internacionales, oscilan entre los 500 y los 5.000 millones de dólares, siendo el más costoso el proyecto de exportación a USA.

Quienes se han convertido en defensores a ultranza de la necesidad de exportar nuestro gas, como materia prima (autoridades y profesionales vinculados al gobierno) por puertos chilenos, también señalan que no existe financiamiento para la industrialización del gas en Bolivia. Tremenda mentira, agravada por otra mentira: “Las empresas petroleras transnacionales son las que van a poner el dinero –de su bolsillo- para invertir en el proyecto de exportación a EEUU”.

Para demostrar la primera mentira es necesario antes despejar la segunda mentira, que en realidad puede ser la primera. De acuerdo a una fuente confiable, desde dentro de una de las empresas que forma parte de Pacific LNG, la ingeniería financiera es la siguiente: con los documentos que certifican la propiedad de las reservas de gas boliviano, probadas y probables; el contrato de compra-venta entre
Pacific LNG y Sempra Energy, y el aval del Estado Boliviano, el dinero necesario sería prestado por una corporación financiera internacional. Por lo tanto, es falso que el dinero sería invertido por las empresas petroleras vinculadas al proyecto.

De la misma manera, los proyectos de industrialización del gas, que requieren centenas de millones de dólares de inversión, tienen ofertas de crédito de corporaciones financieras, de países extranjeros, de empresas transnacionales y hasta de Estados de gobiernos federales, que tienen la capacidad económica para ello. Entre los más importantes estas: China, Japón, empresas rusas y arabes. Hoy en día 10.000 millones de dólares no es una cifra extraordinaria. Son cifras de dinero relativamente fáciles de conseguir en el mercado de capitales, para proyectos de esta envergadura; más aún en este año en el que la Tasa Libor se encuentra alrededor del 1.30% anual (en cuatro años bajo del 6.5%), lo que significa que la oferta del dinero supera la demanda, en los mercados internacionales.

Es necesario agregar que existe otra denuncia por comprobar: Las empresas petroleras habrían titularizado las reservas probadas de nuestro gas (27 TCF`S) y las habrían vendido como un “comodity”, por anticipado. La investigación y comprobación es tarea para la casa. El Gran desfalco del Patrimonio de YPFB Durante el proceso de Capitalización, en el pliego de especificaciones para la licitación internacional que lanzó YPFB, se establecía que las reservas de petróleo y las de gas certificadas, y que se encontraban dentro de los pozos perforados por YPFB y en etapa de explotación, alcanzaban las cifras de 165 millones de barriles de petróleo y 5.9 trillones de pies cúbicos, reservas con un valor superior a los 14 mil millones de dólares. También se encontraba el valor de las instalaciones industriales, con un valor superior a los 250 millones de dólares.

Luego de la licitación, el importe que las capitalizadoras “pagaron” (se comprometieron a invertir), no llegó a los 600 millones de dólares (Chaco y Andina), y de “regalo” les entregaron los pozos en explotación a titulo gratuito. Entregando de esta manera el patrimonio de la empresa estatal, que era el patrimonio nuestro, 14 mil millones de dólares se perdieron, mientras las mayorías se retuercen en su pobreza.

Cuál es la propuesta?
Escuchando las demandas legítimas del pueblo boliviano de: industrialización del gas, derogación del D.S. 24806 (cuestionado por inconstitucional), abrogación de la Ley de Hidrocarburos (entiéndase reformulación o modificación), revisión del proceso de capitalización, revisión de los contratos de riesgo compartido, incremento de los impuesto del 18% al 50% (en particular sobre la producción en pozos que ya estaban perforados a tiempo de la capitalización), refundación de YPFB (entiéndase volver a las actividades de producción, refinación y comercialización), devolución a YPFB de su patrimonio y de las acciones del FCC (fondo de capitalización colectiva) y que YPFB participe con el 50% en la ejecución de los proyectos de industrialización y exportación del gas.

Para alcanzar estos objetivos, es necesario postergar el proyecto de exportación de gas de Pacific LNG por un par de años, lo que permitiría la implementación de todos los cambios demandados. Todo lo expuesto, como demandas sociales con relación a los hidrocarburos, son factibles para su ejecución y solo es necesario la voluntad
política del Gobierno y del Congreso Nacional. Alcanzados estos objetivos y establecidas las nuevas reglas del juego, se debe negociar con el Perú, sobre el puerto por el que exportemos tanto el gas seco (metano), como los productos derivados de la industrialización.